Mirar. No comprar...

Sólo mirar, no comprar. Esa es la consigna hasta que a mi maridito se le olvide mi Lanvin. Soy taaan pobre!! Pero me conformo con probarme las cosas que necesitaría y no me puedo permitir. No me queda otra...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada